lunes, 28 de noviembre de 2011

El teniente duro

Dos soldados están hablando entre ellos, y comentaban lo duro que era el teniente, pues no dejaba a nadie salir con permiso de fin de semana. Uno de los que escuchaban dice: Seguro que no es tan duro, yo voy a intentarlo. Se acerca a la oficina del teniente, llama a la puerta y dice: ¡¡Mi teniente da usted su permiso!!   Si...  Pues hasta el lunes le responde el soldado, y se fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada